sábado, mayo 06, 2006

¡Aca no se rinde nadie!



Alta Gracia es una ciudad del Córdoba donde el Che Guevara vivió desde los 6 a los 16 años, mas o menos, las biografías son imprecisas. El punto es que ahí paso diez años de su etapa mas formativa y ahí está el museo.
Saque unas fotos que ya veré si puedo colgar, larga historia.
A unos 50 mts del museo hay un kiosco que vende libros, videos, dvds, remeras, relojes, merchandising, todo relacionado al Che, relojes, banderas, billetes. Hablando con el dueño, un simpático holandés, que a pesar de haber quedado viudo de su esposa argentina, de que sus hijas vivan en Holanda y haber pasado corralito y corralón decidió quedarse acá. En su español duro nos contó que él estaba en el servicio militar cuando mataron al Che y ya estaba haciendo marchas en contra de EEUU, bla, bla.
Le compre un libro de fotos y un billete del Che de la edición de 1960 con su firma como Presidente del Banco Nación de Cuba. Se me caía la baba con la biografía de Anderson, gorda como una Biblia y de letra chiquita, y tan cara como el libro de fotos. Tuve que elegir entre uno y el otro.
Cuando entró una de sus hijas, de visita en argentina, casi me muero, una valkiria para clavarla contra la pared como una mariposa.
En el museo charlamos con la encargada, ahí todos son biógrafos del Che, ella, la empleada, el Holandés.
Al rato llegó, también por casualidad, de visita un viejo de Buenos Aires y nos lo presento. Escuchen esto, el viejo es amigo del Che desde los 4 años. Tiene su misma edad, 78 años, mas joven que mi abuela.
No lo podía creer, lo acribillamos a preguntas y el viejo se copaba bastante. Lo filme un rato y todo. Los puntos álgidos fueron cuando le pregunte sobre los despelotado que dicen era el padre del che, el viejo dio un paso atrás que creí que su bastoncito de porquería no lo iba a aguantar, se puso serio y dijo, “Yo del padre del Che no hablo, la madre era una excelentísima mujer, pero yo del padre del che no hablo.” Y después le pregunté por la costumbre de cogerse a las mucamas y sobre la relación del Che con ellas, y dijo mirándome con una sonrisa en los ojos, “El Che era un hijo de puta, pero en todo sentido.” Me alegro de ser un hijo de puta yo mismo.
Un rato después, con el bastón, señaló una foto que mostraba un grupo de chicos, “Este es mi cumpleaños. Este soy yo, y este es el Che.” “¿Y esta?” le pregunte sobre una foto que mostraba otro grupo de chicos entre los que estaba también el Che, por supuesto, la mayoría en cuero, sentados en una de esas mesas y bancos de cemento, “Esta es en el Sierras,” dijo. El Sierras es el Sierras Hotel, un Hotel de lujo en Alta gracia construido alrededor de 1910, lugar de reunión común para la aristocracia de la ciudad. La foto se resignificó cuando al otro día fuimos al Sierras, abandonado y ocupado por 20 años y en reconstrucción y ampliación ahora, y dando la vuelta al parque que lo rodea, como de 6 manzanas, nos encontramos con una arquito de piedra en el que se leía, labrado en la piedra superior, “Piletas del Sierras.”

3 Comments:

Anonymous Vagabunda said...

En un año pasan muchas cosas..
Yo tb estoy esperando mis resultados y la angustia es insoportable.

4:25 p.m.  
Blogger phillip said...

El viejito" del viejo no hablo"...
dijo todo con eso..no te parece Che?

Un abrazo

7:46 p.m.  
Blogger davidxxx said...

por ahora mi espera es tolerable, es mas, tendria q ir a buscarlos, supongo q ire mañana

asi es Che, muy explicito para no explicar

3:27 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home