sábado, julio 08, 2006

La Novia de mi Amigo

Este es un artículo que escribi hace unos meses para una revista que al final nunca se editó.

La Novia de mi Amigo

Hay un dicho: “Cuando te casas con alguien también lo haces con toda su familia.” Yo no iría tan lejos, para los que nos creemos arropados en la seguridad de la soltería tengo otro: “Si tu amigo se pone de novio, su novia se convierte en tu amiga.”
Escenario común: Uno tiene un amigo, compañero de andanzas, noches de cacería, vacaciones y borracheras. Alguien que conoce nuestras más oscuras miserias y bajos instintos, muchos de los cuales comparte. Un tipo piola. Alguien que piensa como uno. De pronto nuestro amigo conoce a una chica. Una cualquiera, una que se deje. Después de su primera cita los detalles serán técnicos, precisos. “Esta re-buena. Tiene unas tetas y un culo así de grandes. Me dijo que ahora no, pero que la próxima se deja por atrás y todo.” Perfecto. Felicitaciones. Palo y a la bolsa.
Las primeras señales son oscurísimas. “¿Vamos a ver la última de Cronemberg?” “Uh, le dije a Majo que la iba a ver con ella.” What the fuck?
Nuestro amigo empieza a no estar disponible uno de los días del fin de semana. Después, incluso, los dos. Hay que verlo en horarios extrañísimos, como los miércoles a las 12 de la noche después de que la dejó a ella, o para almorzar, mientras habla por teléfono con ella. Cuando se junta con los muchachos, incluso, se va temprano, “No, porque quede con Majo que la pasaba a buscar a por la facu.” What the mother fuck?!! “¿Para que viniste si te ibas a ir antes de que esté listo el asado?” Comienza a haber escenas de celos, que, fuera de contexto, rozan lo homosexual. Puede ser incluso que el desquiciado se ausente por todo un mes. Nuestro amigo corre peligro de muerte. De convertirse en un “novio,” un ente completamente distinto al tipo piola que conocemos. Para cuando se va de vacaciones con ella está perdido. Dejó de existir como individuo. Se convirtió en un Arturito blanco y azul que repite sip-sip-sip como único sonido.
Si no queremos perder a nuestro amigo, o lo que queda de él, la única salida es unirnos al enemigo.
Ella empieza a aparecer en las reuniones, y uno que es un buen tipo, y cree en la igualdad del hombre y la mujer, la trata como igual. Además uno es soltero y no le debe explicaciones a nadie. No tenemos necesidad de mentirles, no tanto como les mienten sus novios por lo menos, así que ella se entera de las cinco mil fotos porno en el rígido de nuestra PC (no de las diez mil en la carpetita llamada Onrop de la PC de su media toronja), saben que salimos con tres minas a la vez y las tratamos sola y exclusivamente como objetos sexuales. Saben que creemos que con las mujeres hay que casarse solo cuando quedan embarazadas. Saben de las madres e hijas, esposas, adolescentes, santas y trolas que han pasado por nuestra guadaña. Saben de los infinitos números telefónicos de mujeres en nuestra agenda. De la cantidad de exes que están al pie del cañon con solo una llamada telefónica. Nuestra enemiga cree que llevamos a su novio, inocente él, por el camino de la noche y la perversión. Por supuesto, ella solo sabe lo que él le dijo. Si él llegó a reconocer un pasado, nosotros somos ese pasado. Pasado que debe dejar de existir. Bajo una capa de aparente amistad, ella nos considera la amenaza latente a su plan de pareja. A su plan de vida. Somos los desquiciados que atentamos con pervertir al hombre con quien se piensan aparear. Alguna incluso, obligada a decir la verdad por el alcohol, es capaz de reconocer el odio hacia nosotros en nuestra propia cara. Pero como dije, somos solteros, no le debemos explicaciones a nadie y con la verdad no temo ni ofendo.
Incluso somos capaces de recibir balas por nuestros amigos. Digamos por ejemplo que nuestro amigo comete un acto de infidelidad con una mujer evidentemente ligera de cascos y es descubierto en situación sospechosa, “¡¿Quien es esa puta con la que estabas hablando?!” podría increparle con justicia su novia, “Una mina de las de Tal. Viste como es él, le gustan las trolitas estas.” En el cerebro de la novia la teoría cierra perfecta. El soltero misógino cae de nuevo. ¿Que le hace una raya mas al tigre? Tiren al pecho que aguantamos. Eso si, olvídense de que nos entregue a alguna de sus amigas, ni siquiera a la más fea y necesitada de la jauría.
Esta posición de “intocable” que nos otorga la soltería es aprovechada por el novio incluso, usándonos como “mal ejemplo.” Él puede llegar a decir, “¿Viste con las trolas que sale Tal?” El solo comentario le hace ganar puntos por comparación, mas allá de que a él quisiera estar en nuestro lugar. No tiene idea de que ese recurso es un arma de doble filo. Una Mágnum 44 con el nada conveniente defecto de escapársele un tiro por la culata de vez en cuando. La fémina solo tiene que hacer una libre asociación: Si Tal es esto, esto y esto, y mi novio es su mejor amigo, entonces mi novio es/puede ser esto, esto y esto. ¡Cuidado!
Supongamos que después de años y agua bajo el puente hasta llegamos a apreciar a la novia. Digamos que hay un trato de respeto y cariño. Hay un lazo de amistad que ha superado los peores escollos y, reconozcámoslo, la pareja es un estado natural del hombre, no vamos a ir en contra de milenios de historia.
Una situación muy común es la pelea entre los novios, incluso la pelea “para siempre.” Ni las pirámides son para siempre. Un error fatal es despotricar contra la arpía, ahora si, ya ex-novia, sin tapujos. Podemos enroscarnos con nuestro amigo, ahora ex-novio, a sacarle mano hasta más no poder y decir cosas irrepetibles de aquella. Gravísimo error. Creyéndonos amparados en el “para siempre,” metemos la cabeza en el cadalso. Bastará una llamada telefónica, en email, un mensajito de “me perdonas ?” para que todo vuelva al status cuo. Después del make up sex, del sexo reconciliatorio (una de las mejores clases de sexo) ella puede sonsacarle a nuestro amigo (no lo duden) quién hablo mal de ella. Es una de las debilidades intrínsecas de los novios, y seamos justos, de los hombres en general, no pensamos y menos después del sexo y accedemos o confesamos las cosas mas inconfesables. Nuestro problema, como terceros, radica en la imposibilidad de tener el sexo reconciliatorio con la novia de nuestro amigo. Ellos arreglan cualquier diferencia con esta breve gimnasia, pero nosotros debemos comernos todas y cada una de nuestras palabras, amplificadas por el filtro femenino. La premisa, no hablar nunca mal de ella, ni siquiera aún enterrada. Podría ser una joda para Tinelli y estaríamos en la misma.
El verdadero y mayor problema se nos presenta cuando sea nuestro turno y abandonemos años de soledad y amor plural y, ahora si, nosotros, simple mortales, nos pongamos de novios (tal cosa es posible, créanme).
Llegado el momento de presentar a esta nueva chica, en una etapa temprana de la pareja, quizás estando todavía en un periodo de prueba donde cualquier escollo, por mínimo que sea, podría hacer naufragar esta nueva relación, ¿que creen ustedes que haría “nuestra amiga”? La muy yegua hecha por tierra los años que hace que nos conocemos y todo lo que hemos compartido e ipso facto (probablemente en una charla en el baño del mismo restaurante donde fueron presentadas) le hace un resumen de lo peor de nuestro currículum vitae. Su razonamiento es, “Ella trae cartera y yo también. Ella tiene ovarios yo tengo ovarios. A ella le molesta hacer fellatios y a mi también; entonces… somos mejores amigas, mas que con ese tipo que apenas conozco y está sentado allá, al lado de mi novio.”
Sin comerla ni beberla somos victimas de la Hermandad del Útero. Los instintos naturales de la mujer/novia no son erosionados por el tiempo y una amistad con otro hombre (que nosotros, en el fondo, sabíamos no existente). Las novias de los amigos no tienen solo bigotes, también tienen garras y colmillos y van a traicionarnos tantas veces como crean necesarias. Para ellas, simplemente no somos hombres, somos el mal ejemplo de los hombres. Ya ni nuestros amigos, por más que lo intenten, no pueden salvarnos.

Conclusión. ¿Como se trata a la novia de un amigo? Mejor que a una madre. Todo lo que uno diga puede ser usado en su contra así que nada de emborracharse en su presencia ni ponerse a confesar cosas. Nada de eso. ¡Mariconadas! Es inevitable que se entere de nuestras andanzas pero esto se soluciona, ahora si, “confesándole” que uno no es feliz. Que en la compañía de nuestras múltiples amantes, uno se siente solo y lleno de tristeza. No ve el día en que conozca a una chica como la gente (¿una mujer como ella quizás?) a la que aferrarse como las enredaderas a las paredes.

Advertencia: Este artículo no se refiere a todas las novias de amigos que nos creen buenos tipos, de verdad son piolas y entregan a sus amigas y/o a ellas mismas. Válido en todas las provincias excepto Córdoba y Mendoza.

11 Comments:

Blogger Juan Pablo said...

me gusto

8:19 p.m.  
Anonymous Poli said...

Jajaja muy bueno, David!

11:30 p.m.  
Anonymous Don Juan Tenorio said...

Una novia es una residente para una beca eterna, es verdad, no podemos arruinarsela, por mas que tengamos un master en pijoterapia,ellas denodadamente, siguen a pie juntillas lo mamado de pezon temprano,han estudiado bastante y estan haciendo su trabajo de campo, hasta conseguir la residencia, como vamos a arruinar tanto estudio y paciencia?

5:34 a.m.  
Blogger davidxxx said...

gracias muchachos, y si don juan, es cierto, estan entrenadas desde chiquitas, juegan con muñecas y a la casita antes de saber hablar, son como asesinos seriales para el matrimonio, estamos en franca desventaja, ni siquiera sabemos llorar a voluntad y no podemos sangrar mensualmente, lo que me recuerda el chiste, "no confio en ningun animal que sangra cinco dias y no muere"

12:04 p.m.  
Anonymous lachique said...

si no te conociera (conociese?) y tal revista cayera en mis manos, pensaria que machista! pero reconosco tu naturaleza categorizadora como inocua y por ende, divertidisima. taria cool leer tus extenuosos analisis sobre otras categorias. ponete las pilas vago, no me vas a decir que te dio trabajo. se me ocurren mil, pero a vos se te deben ocurrir mas. salú!

8:54 p.m.  
Blogger davidxxx said...

era y ese, valen las dos
gracias chica, si, no fue tan dificil, ya veremos que pasa con eso, esto tenia una direccion muy especifica
soy vago y me la aguanto!

10:41 p.m.  
Blogger Apollonia said...

¿Siguen existiendo las chicas a las que les molesta hacer una fellatio? Mirá vos de lo que una se viene a enterar...

Igual me alegra no sentirme en absoluto identificada con tu artículo.

Saludos,

11:11 p.m.  
Anonymous empleado said...

porq Códoba y mendoza???
en todo caso Rosario!

3:29 p.m.  
Blogger davidxxx said...

son mas de las que crees apollonia, o me tocan todas a mi

empleado, ya agote esas provincias, si vas no digas que te mando yo

9:03 p.m.  
Anonymous Viki said...

A mi me encanta el sexo oral.. no porque pueda acabar de esa forma, pero vaya q me caliento viendo como goza mi amante!!!!!! Además es como una cuestión kármica en mi opinión..

11:05 a.m.  
Blogger davidxxx said...

una santa usted viki, aunque no haya karma en el cristianismo

12:33 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home